claves cocina

Durante los meses de verano los establecimientos hosteleros tienen mayor afluencia de clientes, es por ello que hay que extremar la limpieza e higiene de todos las cocinas para mantener una imagen impecable y evitar posibles problemas por la falta de higiene o limpieza.

Para ello es imprescindible realizar una planificación de limpieza teniendo en cuenta los siguientes puntos.

1- Utiliza ropa adecuada.

Por ejemplo en cocina se deben utilizar ropa desechable, guantes y delantales impermeables y resistentes a la manipulación de alimentos, como nuestro delantal de PVC EXTRA especialmente recomendado para catering, cocinas industriales, limpieza de pescados o carnes.

0710703217 (1)03287

2-Limpiar en profundidad los espacios de almacenamiento.

La correcta rotación de las materias primas consiste en aplicar el principio de “Lo Primero que Entra, es lo Primero que Sale”, por tanto es importante hacer un seguimiento de entrada y salida de los alimentos.

En nuestro amplio catálogo disponemos de una gama amplia para limpieza en lugares donde se manipulen y almacenen alimentos; haraganes, cepillos, útiles y muchos más. Soportan temperaturas extremas, posibilitando la limpieza en cámaras frigoríficas e incluso la desinfección en autoclave.

05632000

3-Presta especial atención a los contenedores y basuras.

Es importante retirar los restos diariamente y limpiar los contenedores y basuras para evitar posibles plagas. Nuestro contenedor Candy es perfecto para hostelería, pues dispone de un tapón de drenaje (vaciado) para limpieza con manguera.

Supone además un ahorro considerable al no necesitar bolsas de ba
sura.04566

4- Limpia las superficies y útiles en contacto con alimentos.

Es necesario limpiar en profundidad los útiles de limpieza, así como las superficies que posteriormente vayan a entrar en contacto directo con los alimentos. Para ello recomendamos nuestra bayeta Microlitex, perfecta para limpieza de superficies, bajo el reglamento 10/2011.

00464

5- Utilizar los productos químicos adecuados recomendados por su distribuidor.

Revisa también que no se almacenen productos de limpieza en los espacios que se guarden las materias primas a cocinar.